Klaus Barbie, alias Klaus Altmann

img038

Carlos Soria Galvarro

(Del libro “Extrema derecha, pasado y presente”. Friedrich Ebert Stiftung – Goethe Institut, La Paz, 2003- Págs. 43 a 62)

Mientras en Francia después de la segunda guerra mundial era condenado a muerte en rebeldía, él se desempeñaba tranquilamente como el Agente X-3054 del CIC (organismo predecesor de la CIA) en la zona de Baviera, territorio alemán ocupado por el Ejército de los Estados Unidos.

¿Quién era este personaje, capaz de suscitar situaciones tan dispares?

Nikolaus (Klaus) Barbie, nació el 25 de octubre de 1913 en Bad-Godesberg, en el distrito de Bonn. Su padre, del mismo nombre, murió relativamente joven a consecuencia de heridas que recibió en la Primera Guerra Mundial. Su madre, Anna Hees, provenía de una familia de pequeños agricultores.
Hasta los 11 años Klaus frecuentó la escuela comunal de Udler, en Eifel, donde enseñaba su padre. Después estudió en el liceo Fiedrich-Wilheml, en Tréveris, graduándose en 1934. En abril de 1933 había ingresado a la Juventud Hitlerista y ni bien obtuvo el bachillerato ingresó como voluntario al servicio de trabajo (Arbeitsdienst), luego de lo cual colaboró en el partido nazi en Tréveris, como ayudante del jefe regional. 

Su pasado en Europa
A comienzos de 1935 ingresó al servicio de seguridad Sicherheitsdienst (SD) dirigido por el Reichsführer de la SS Heinrich Himmler (“el hombre más temido de la Alemania nazi”). Rápidamente se convirtió en un SS (Nº 272.284) y se hizo colaborador a tiempo completo al servicio del SD, organismo que íntimamente fundido con la Gestapo (policía secreta del estado) fueron instrumentos principales de la política interior y exterior de Hitler.
Las famosas SS (Schutz Staffel, literalmente destacamento de protección, conocido también como los “camisas negras”) eran un selecto grupo de fanáticos nazis, una especie de ejército particular del partido hitlerista y no propiamente una fracción militar regular.
Barbie Ingresó al partido nazi en 1937 (Nº 4.583.085). Debido a sus funciones policiales en el SD pasó por apenas una breve instrucción militar de “contra-guerrilla” entre septiembre y diciembre de 1938.
En abril 1940 se casó con Regina M. Wilms, quien había trabajado como doméstica y al cuidado de niños de la organización de mujeres nazis, pues también era miembro del partido (Nº 5.429.240). A los pocos días fue destinado a Holanda a cargo de los asuntos judíos de la SD, donde se desempeñó con tal eficiencia que fue promovido y condecorado. En mayo de 1942 fue transferido a Francia ascendiendo rápidamente en la jerarquía nazi por su labor contra los judíos y contra los movimientos opuestos a la ocupación alemana, particularmente en la ciudad de Lyon, considerada la capital de la resistencia francesa, en la que llegó a ser jefe de la Gestapo y adjunto a la comandancia de la Sipo-SD.
Su mayor éxito fue la captura del líder máximo de la resistencia y delegado personal del general Charles de Gaulle en Francia, Jean Moulin, quien murió en junio de 1943 a causa de las torturas a las que Barbie lo sometió bárbaramente, sin lograr doblegarlo y arrancarle información.
En septiembre de ese mismo año, Barbie y el grupo policial de Lyon recibió una carta de felicitación personal del Reichsführer de la SS Heinrich Himmler “por su elogiable eficacia en la persecución del crimen e infatigable consagración a la lucha contra las organizaciones de la resistencia en Francia”. Además, en noviembre fue ascendido y recibió la condecoración de la Cruz de Hierro de primera clase.
Según relata la famosa “cazadora de nazis” Beate Klarsfeld, el 25 de noviembre de 1954 Klaus Barbie fue condenado a muerte por segunda vez en contumacia, por el Tribunal Militar de Lyon, por los siguientes motivos: participación en 4342 muertes, envío de 7591 judíos a la cámara de gas de Auschwitz; arresto de 14.311 miembros de la resistencia, seguida a menudo de torturas abominables. Por todo ello, Klaus Barbie se había ganado entre los franceses el apelativo de “carnicero de Lyon”.
Cuando en Francia fue sometido nuevamente a juicio en 1986, luego de su expulsión de Bolivia, los crímenes de guerra habían proscrito legalmente por haber transcurrido más de 20 años desde que fue condenado en contumacia, incluido el cargo mayor por la muerte de Jean Moulin. También la pena de muerte había sido suprimida en ese país.
La acusación, por tanto se centró en delitos contra la humanidad, imprescriptibles en la legislación francesa. Uno de ellos fue la base por existir las pruebas documentales que lo incriminaban: la captura y secuestro de un grupo de niños judíos de un hofelinato y su remisión al campo de concentración de Auschwitz, donde todos fueron exterminados.

Su vida en Bolivia
Excepto sus manifiestas simpatías por Falange Socialista Boliviana, especialmente cuando contempló emocionado un desfile de “camisas blancas” haciendo “nuestro saludo fascista” a poco de su llegada a La Paz, Barbie trató siempre de negar su involucramiento en la política de Bolivia. Pero la realidad es muy distinta.
Durante los primeros años, velando por su seguridad procuró alejarse de los centros poblados dedicándose primero al negocio de la madera y luego a la producción y exportación de quina que lo obligaban a permanecer la mayor parte del tiempo en el campo.
Años después tomó la determinación de tramitar su naturalización como boliviano, obviamente con el nombre de Klaus Altmann, y hacer valer su experiencia en trabajos de inteligencia. Se instaló en la ciudad y modificó la índole de sus negocios hacia las actividades de exportación, ingresando a los círculos sociales del empresariado, donde halló muchos alemanes y descendientes de alemanes. Paralelamente, inició un sistemático acercamiento hacia jefes militares bolivianos cultivando relaciones de amistad con ellos a título de camaradería castrense.
Al parecer su actividad encontró mayor eco a partir de la llegada de los militares al poder, luego de la caída del MNR en noviembre de 1964. Es en este periodo que cobra mayor notoriedad. Presentándose como “experto en asuntos navales” se involucra en la campaña de “un barco para Bolivia” que culmina con la formación de una empresa mixta, privada-estatal, denominada Transmarítima Ltda., en la cual Barbie ocupa el cargo de gerente y que resulta una excelente fachada para sus negocios de armas y para sus contactos con ex nazis desperdigados en muchos países.
También por estas fechas se produce la petición de los servicios de inteligencia del Ejército de los Estados Unidos para que la CIA contacte y “reactive” a Barbie en previsión de los movimientos guerrilleros que en Bolivia contaron en 1967 con la presencia de su máximo exponente, el comandante argentino-cubano Ernesto Che Guevara. Esto demuestra que la CIA siempre supo donde él se encontraba y que solamente lo tenía “en conserva”, a la espera de ser reactivado en cualquier momento.
Información recogida por una red de agentes nazis en varios países de América Latina era entregada por Barbie a la CIA a través de Ernesto León, funcionario del Ministerio del Interior de Bolivia, el mismo que le pagaba por sus servicios con dinero presumiblemente proporcionado por los norteamericanos. Barbie estaba en contacto regular con Ernesto León. “La CIA sabía que la información venía de Barbie, verificaba su validez y pedía más”, dijo un informante anónimo a Peter Mc Farren, periodista boliviano de ascendencia estadounidense.
Por otra parte, información recogida y publicada por Mac Farren da cuenta que a fines de 1977 tuvo lugar en una hacienda de los Yungas en el departamento de La Paz, propiedad de Ernesto León, una reunión entre representantes de los servicios de inteligencia de Chile, Argentina y Bolivia, en la que se habría aprobado el plan antisubversivo “Cóndor”, orientado a coordinar la represión de grupos armados de la izquierda que por ese tiempo actuaban en los tres países. Dicho plan hacía hincapié en la posibilidad de que Bolivia se convirtiese en refugio de guerrilleros chilenos y argentinos. Las fuentes citadas por Mac Farren, aseguran que Barbie tuvo una participación activa en la indicada reunión. Ernesto León figuró como Subsecretario de Migración en el gobierno dictatorial de García Meza (1980-1981).

Los huevos de la serpiente
Las relaciones de Barbie con el régimen de García Meza, al parecer fueron mucho más fluidas, menos clandestinas y más directamente vinculadas con la persecución política. El ministro del Interior de entonces, Luis Arce Gómez, había hecho su carrera en los servicios de inteligencia del Ejército y se lo ha responsabilizado de una cadena de atentados terroristas preparatorios del golpe del 17 de julio, entre ellos el asesinato del sacerdote y periodista Luis Espinal, crímenes perpetrados por las bandas paramilitares a su cargo.
De ese tiempo data la Credencial que lo acredita como Teniente Coronel “Ad Honorem” con su fotografía luciendo el uniforme militar boliviano y el “acta de lealtad” firmada entre Arce Gómez y Klaus Altmann –Barbie, un curioso documento cuya autenticidad nadie ha desmentido. Dice así:

ACTA DE LEALTAD
En la ciudad de La Paz y en las oficinas del Depto. II EMGE, a los 12 días del mes de febrero de 1980, se hicieron presentes los sres. CNL. DAEN. LUIS ARCE GÓMEZ, Jefe del Depto II EMGE. y el Sr. KLAUS ALTMANN HANSEN a objeto de celebrar el compromiso de lealtad que a continuación se detalla:
I.- Yo, KLAUS ALTMANN HANSEN me comprometo prestar servicios de orden incondicional con el Ejército de Bolivia dentro de la especialidad de Inteligencia.
II.- Asimismo, me comprometo a participar directamente en planeamiento y operaciones que requiera el Ejército de Bolivia y donde se requiera mi participación activa.
III.- Me comprometo a guardar la reserva de todo cuanto se realice, exista, conozca o participe poniendo como garantía mi vida.
IV.- Yo, CNL. DAEN. Luis Arce Gómez a nombre del Ejército Nacional y con las atribuciones que me compiten, otorgo con la venia de la Superioridad, el grado de Tcnl. Hororífico al Sr. KLAUS ALTMANN HANSEN.
V.- Asimismo, el Ejército Boliviano garantiza su actividad dentro del país y de acuerdo al grado que se le ha asignado el Comando General del Ejército procederá a reconocer su jerarquía.
En prueba recíproca de lealtad y para los fines consiguientes firman ambos el presente documento.
La Paz, 12 de febrero de 1980
Cnl. DAEN Luis Arce Gómez Sr. Klaus Altmann Hansen
JEFE DEPARTAMENTO II EMGE TCNL. AD HONOREM
Ascendido de Jefe del Departamento II al Ministerio del Interior una vez consumado el golpe, Arce Gómez dijo públicamente que los opositores debían caminar con el testamento bajo el brazo. Y las acciones que realizó antes y en su corta permanencia en el ministerio, corroboraron esta afirmación.
El periodista Mc Farren ha relatado un incidente confirmatorio ocurrido en 1981 en la ciudad de Cochabamba. Él mismo, acompañado de una reportera del “New York Times” lograron dar con la casa de Barbie en el barrio de Cala-Cala y luego de insistir infructuosamente en ser recibidos por los ocupantes, aparecieron un jeep y un camión con elementos paramilitares del Servicio Especial de Seguridad (SES) la policía política de Arce Gómez, y los condujeron detenidos a la VII División, la guarnición militar del Departamento. Allí fueron rudamente interrogados durante varias horas y amenazados con tortura si no entregaban el nombre de la persona que les dio la dirección de la familia Barbie. Terminaron liberándolos al advertir que la desaparición de dos periodistas norteamericanos acarrearía mala publicidad al gobierno. Un Mayor les dijo antes de despedirlos: “ Podrían haber venido directamente aquí y nosotros les arreglábamos una entrevista con Altmann”.
El comandante de la VII División en Cochabamba era el Gral. Guido Vildoso Calderón. Un año después le tocó presidir la transición hacia la democracia. A las pocas horas de haber sido ungido presidente por las Fuerzas Armadas, recibió la visita de Klaus Altmann (Barbie) , en el propio Palacio de Gobierno en La Paz. La conducta de Vildoso en su compromiso de entregar el mando de la nación, fue sin embargo irreprochable. En esos momentos, la Embajada Americana, la Confederación de Empresarios Privados y la cúpula de las Fuerzas Armadas, coincidían en entregar el gobierno a Siles Zuazo, amarrándolo al congreso mayoritariamente derechista elegido en 1980. Es posible que los consejos de Barbie a su amigo Vildoso, hayan sido en el mismo sentido.
El término “narco-fascista” no fue apenas un calificativo hiriente improvisado contra el gobierno del golpe del 17 de julio de 1980. Pero lo que todos presumían se ha visto confirmado documentalmente sólo en 1985, cuando la revista “Perspectiva” de La Paz, publicó un informe secreto de un “Grupo Especial de inteligencia Nr. 2”, dirigido al entonces presidente general Luis García Meza. A través del documento puede apreciarse que el gobierno estaba dispuesto a llegar a un entendimiento amistoso con los grandes fabricantes de cocaína, haciéndoles pagar un determinado impuesto.
“En base a toda la información recibida, hemos hacho cálculos para establecer la tasa impositiva de carácter reservado que debe pagar cada uno de los comercializadores… Hemos captado también sus preocupaciones para sugerir a Su Excelencia, las medidas que deben adoptarse para garantizar la mayor recaudación posible”, dice una parte del informe al dar cuenta del entusiasmo con que recibieron los productores de droga el plan presidencial de brindar a la actividad una protección estatal.
“Para el éxito del Plan –continúa el informe- los exportadores consideran imprescindible reprimir la producción individual o de tipo artesanal. Es necesario garantizar el funcionamiento de plantas industriales con capacidad de hasta cinco mil kilogramos mensuales. Este proceso de concentración de la industria, facilitaría el control impositivo y se obtendrían productos de una calidad óptima garantizada”.
Los industriales de la cocaína se quejan también de la corrupción imperante y proporcionan listas de oficiales de la Policía y las Fuerzas Armadas que se dedican por su cuenta a: “a) rescatar droga para algunos exportadores, dando origen a rivalidades, ajustes de cuentas y represalias contra otros rescatadores; b) funcionarios que se dedican a producir pasta básica (materia prima semi-elaborada de la que se obtiene por cristalización el alcaloide puro, CSG) que presionan a los exportadores para que les adquieran su producción; c) oficiales de policía y de los servicios de inteligencia, dedicados a decomisar droga que luego vuelven a vender a precios bajos; d) oficiales que practican secuestros, realizan extorsiones e inclusive asaltos a mano armada a algunos exportadores; e) oficiales dedicados al transporte interno”.
Por último los grandes padrinos de la producción de cocaína reclaman la necesidad impostergable de poner orden entre los grupos paramilitares que se dedican a asaltar a productores y rescatadores de la droga. “Una buena parte de esos sujetos –dice el informe dirigido a García Meza- ha tenido una destacada participación en la revolución del 17 de julio, pero antes de licenciarlos, nadie se ha preocupado de retirarles las armas y las credenciales proporcionada por la Sección II … Causa también preocupación, que sigan en el país los mercenarios alemanes y sudafricanos –añade el documento confidencial- todos ellos tienen credenciales del Ministerio del Interior y de la Sección II…”.
“Los siete mercenarios contratados por el Sr. Suárez, han peleado con él. Actualmente están a disposición de la Octava División. Los otros diez, continúan en Sorotocó se encuentran a órdenes del Sr. Razuk”.
El “Sr. Suárez” no es otro que Roberto Suárez Gómez, considerado entonces el más poderoso productor de cocaína y el “Sr. Razuk” es Widen Razuk Abrene, connotado falangista prefecto del Departamento de Santa Cruz en tiempo del general Bánzer y otro importante “padrino” de la cocaína, secuestrado y desaparecido sin rastro desde 1983.
El informe está fechado el 20 de diciembre de 1980 y tiene en el rótulo la inscripción “Asunto: Plan 001-FRGE”.
¿Cuáles fueron los servicios prestados por Barbie a un gobierno de esta naturaleza, decidido a entenderse con los narcos y a participar en grande en el negocio de la cocaína?
Las declaraciones de un terrorista que actuó en los mencionados grupos de “mercenarios” proporciona un indicio al respecto. La versión apareció en la revista italiana “Panorama” y dice así en forma resumida:
“Todo empezó hacia la mitad de 1978. Fuimos reclutados en Alemania y éramos todos “negros” (fachos). Nos conocimos en los mismos nights y en las mismas cervecerías. El jefe era él, Joaquim Fiebelkorn … Su hobby era poseer uniformes, banderas, distintivos y armas de la Wehrmacht y en especial de la SS. Tenía un uniforme todo negro que vestía en las grandes ocasiones para los oficiales bolivianos … Antes de llegar a Santa Cruz … Fiebelkorn había trabajado en el Paraguey … Entre los alemanes de Asunción, todos más o menos nostálgicos de Hitler, Joaquim era una estrella … Nuestro grupo de nueve personas estaba en contacto directo con la central nazi en La Paz, dirigida por Klaus Altmann, ex capitán de la SS, gran traficante de armas y consejero del gobierno. En la segunda mitad de 1978 nuestra tarea era una: organizarnos para demostrar nuestras capacidades … El lugar de encuentro era el “Bavaria”, nuestro restaurante … A los altos oficiales y a los grandes traficantes de droga les servíamos todo gratis, incluidas mujerzuelas. Los coroneles bolivianos enloquecían al oirnos cantar “Cuando los huesos marchitos”, el himno de las SS. Para impresionarlos Fiebelkorn vestía su uniforme negro. Allá en el “Bavaria”, se preparó el golpe del general García Meza … la gente nos temía … nuestro gran protector era el general Echeverría Hugo, comandante de la guarnición de Santa Cruz… Echeverría era hombre de la mafia de la droga. Le pagaba Roberto Suárez, uno de los cinco reyes de la cocaína… A Suárez le debíamos nuestra fortuna de entonces. Don “Roberto”… necesitaba de hombres fuertes confiados y honestos… cuando la “mama negra” su encargada juntaba 200 kilogramos de pasta, nosotros la llevábamos al aeropuerto… antes de nuestra participación pasaba muy frecuentemente que los colombianos pagaban con paquetes ya preparados, con pocos dólares y mucho papel, haciéndose humo rápidamente, disparando ráfagas de ametralladora… pero Fiebelkorn hizo colocar dos puestos de bazooka alrededor de la pista… desde entonces los colombianos empezaron a pagar regularmente. Tenían un miedo loco a los alemanes… era lindo hacer el viaje de regreso a Santa Cruz, con el avión cargado de billetes verdes… Un día fue a visitarnos Klaus Altmann… nos dijo: “el tiempo ha llegado, hay que barrer con este gobierno para evitar que Bolivia se convierta en una segunda Cuba. Con otros camaradas extranjeros estamos organizado un servicio de seguridad…”.
Los otros “camaradas extranjeros” eran los terroristas italianos Stefano Delle Chiaie y Pierluigi Pagliai acusados junto con Fiebelkorn de la voladura de la estación ferroviaria de Bolonia en Italia, con más de ochenta muertos; el informante de “Panorama” dice que “Joaquim de vez en cuando desaparecía para destinos misteriosos”. Della Chiaie al igual que Barbie, llegaron a ocupar sus despachos propios como asesores del ministerio del Interior en tiempos de Arce Gómez. Delle Chiaie fue incorporado al Departamento VII (operaciones psicológicas) del Ejército boliviano con el nombre de Alfredo Modugno. Pero volvamos al relato de “Panorama”:
“Empezamos así a seguir las manifestaciones sindicales, a fichar a los adversarios, a amenazarlos y a castigar a los subversivos… nuestro consejero político era el abogado Adolfo Ustárez. Y nuestro comandante contestaba: “pueden contar con nosotros; estamos dispuestos a todo”… desde ese momento nuestra relación Suárez empezó a enfriarse. Estábamos al servicio de los golpistas… Con un tanque debíamos asaltar el refugio de los rebeldes. De todos modos el día del golpe no fue muy fatigado… nosotros fuimos empleados en acciones importantes pero no muy cruentas y tuvimos que usar el tanque. Ustárez nos felicitó y nosotros festejamos su nombramiento como Contralor General de la República… A fines de 1980 nos llamó de La Paz Klaus Altmann para decirnos: “el ministro de Interior Arce Gómez quiere verlos. La misión es importante”… Arce Gómez dio a Fiebelkorn una lista de 140 nombres de narcos de Santa Cruz, pero ninguno de los cinco grandes estaba en la lista. El gobierno quería empezar con limpiar a los pequeños y medianos comerciantes de pasta… teníamos credenciales especiales del ministerio del Interior nos llamamos el Grupo Especial Comando “Novios de la muerte” (como canta el himno de los legionarios españoles)… los primeros meses de 1981 pesquisamos toda Santa Cruz. Eramos dueños de la ciudad: operativos, arrestos habíamos secuestrado más de veinte autos de lujo y nos embolsillamos 300 mil dólares ¡qué vida! ¡lástima que haya durado tan poco tiempo!. El buen general Echeverría no era más comandante de la guarnición de Santa Cruz. El nuevo coronel no nos veía con buenos ojos, día tras día nos quitaron tareas y poder. Finalmente nos amenazaron con tomarnos presos. El aire olía mal. Decidimos desaparecer… “.
Todo este relato parecería obra de la fantasía novelesca, pero infelizmente concuerda con la realidad. Echeverría, Ustárez, Fiebelkorn, Della Chiaie, Pagliai y todo su grupo son personas reales de carne y hueso. Tan es así que el último de los nombrados fue capturado espectacularmente en el aeropuerto de Santa Cruz en un operativo de Interpol a las pocas horas de asumir el mando el gobierno del Dr. Siles Zuazo en 1982, herido en la acción fue trasladado a Roma y falleció allí a las pocas semanas.
Un despacho proveniente de una ciudad próxima a la frontera boliviana, fechado el 15 de mayo de 1981 informa: “Campo Grande, Brasil 15 (AFP) El verdugo nazi Klaus Altmann es el líder de la organización de extrema derecha “los novios de la muerte” afirmó en declaraciones divulgadas hoy, el mayor del Ejército Boliviano, Rodolfo Landívar … señaló que Altmann era una de los parroquianos del restaurante “Bavaria” de Santa Cruz de la Sierra de propiedad de Joaquim Fiebelkorn que se encuentra prófugo, probablemente en territorio brasileño.
“La organización neonazi boliviana “los novios de la muerte” fue descubierta por el Ejército de ese país, tras la detención en Brasil de ocho extranjeros el pasado día 7, cuando intentaban ingresar en territorio brasileño”.

Nuevos elementos probatorios
Ahora hay más evidencias que permiten afirmar que en realidad Barbie regresó a sus labores de espionaje varios años antes de la guerrilla del Che. Entre abril y junio de 1994 Alvaro de Castro, admirador, amigo y estrecho colaborador de Barbie durante muchos años, publicó una serie de notas semanales en el diario “Ultima Hora” de La Paz. En ellas confirma anteriores indicios y hace nuevas revelaciones. Relata que inmediatamente después de obtener la ciudadanía boliviana en 1957, con el nombre de Klaus Altmann, Barbie le confesó que para él “la guerra no había terminado” y por tanto comenzó a involucrarse activamente en trabajos de inteligencia y asesoramiento a los organismos de represión de sucesivos gobiernos bolivianos.
Alvaro de Castro afirma que, en ese afán, Barbie-Altmann se contactó con prominentes nazis, como Frederich Schwend en Perú, Wilhelm Sassen y H. Wupermann en Argentina, Walter Rauff en Chile, Hans Ulrich Rudel en Paraguay, Otto Skorzeny en España y W. Beisner en Tunez. Relata también que Barbie fue enviado al Paraguay en representación de Bolivia, a una reunión de la denominada “Operación Cóndor”, la instancia de coordinación de los sistemas represivos de varios países del cono sur americano, en tiempos de auge del terrorismo de estado practicado por las dictaduras de Pinochet, Videla, Banzer y Stroessner. Admite también que fue Barbie quien abrió el camino “hacia la cúpula de los mandos” bolivianos a neofascistas alemanes, italianos y argentinos que ingresaron a Bolivia desde 1978, casi todos con un abultado repertorio de actividades terroristas en diversos países. Ya se mencionó líneas arriba las señas y las actividades de estos personajes.
Por último, Alvaro de Castro confirma la autenticidad del “Acta de lealtad” suscrita en febrero de 1980 entre Luis Arce Gómez, jefe de la Sección II de las Fuerzas Armadas, y Klaus Barbie, así como el carnet de Teniente Coronel “ad honorem” que le fue otorgado.
Arce Gómez, ministro del Interior en la dictadura de Luis García Meza, actualmente cumple sentencia por narcotráfico en una cárcel de Estados Unidos. García Meza, extraditado del Brasil en 1995, está en la cárcel de Chonchocoro donde cumple la pena de 30 años sin derecho a indulto por ocho grupos de delitos que van desde la violación a la Constitución, hasta asesinatos y robos.

El informe Ryan
¿Qué hizo Klaus Barbie después de la guerra que terminó en mayo de 1945 con la capitulación de la Alemania de Hitler, hasta su envío a Bolivia en 1951?
Francia vivía la fiebre de postguerra empeñada en exorcizar sus propios demonios juzgando a los colaboradores franceses de la ocupación alemana que por cierto no fueron pocos ni tuvieron un rol secundario. Con tal finalidad en varias ocasiones magistrados franceses le habían tomado declaraciones a Klaus Barbie en la zona de ocupación norteamericana de Alemania. O sea, no era ningún secreto que él vivía bajo la protección de Estados Unidos. Pero más tarde, cuando los franceses se pusieron duros y exigieron la entrega de Barbie, los responsables de la inteligencia militar que lo habían estado utilizando para sus labores de espionaje, prefirieron fabricarle documentos falsos y enviarlo a Bolivia, luego de haber considerado la posibilidad de eliminarlo físicamente.
Los entretelones de toda esta situación no eran conocidos por el gran público de Francia ni de Estados Unidos, y menos por el boliviano.
La protección y utilización de un criminal de guerra de la catadura de Barbie fue una revelación desconcertante para franceses y estadounidenses. El escándalo desatado a partir de su expulsión de Bolivia, obligó a conformar una comisión especial del Departamento de Justicia, presidida por Alan Ryan para investigar el asunto. La así llamada “comisión Ryan” procedió a una extensa indagación sobre el “affaire” Barbie, revisando montañas de documentos e interrogando a multitud de personas en Alemania, Francia, Estados Unidos y también en Bolivia. Evacuó un detallado informe del cual apenas se conocen algunos fragmentos. Ryan reprueba moralmente la conducta de los oficiales de inteligencia que protegieron, encubrieron y utilizaron a Klaus Barbie, pero concluye sosteniendo que ello correspondía a los mejores intereses norteamericanos del momento.
El caso levantó tal polvareda que en un gesto completamente desusado, el gobierno de los Estados Unidos pidió formalmente disculpas a Francia. Pero, ni siquiera se tomaron la molestia de imaginar que Bolivia era también un país agraviado por su conducta. ¿Acaso no es tan inmoral utilizar los servicios de un criminal de guerra en Europa que fabricarle documentos falsos y enviarlo a un país del Tercer Mundo?

El regreso al escenario del crimen

Según un informe secreto de la Embajada alemana en La Paz, Barbie había sido plenamente identificado antes de 1969, pero la “investigación no avanzó mucho porque Altmann está en muy buenas relaciones con las autoridades bolivianas”, decía. El 20 de septiembre de ese año, el Ministerio de Relaciones exteriores de Bonn dirigió una nota al Ministerio de Justicia pues sus procuradores ya sabían que él se ocultaba en Bolivia con el nombre de Altmann. Pero, en última instancia, nada se hizo por desenmascararlo y ponerlo ante la justicia
Tuvo que ser Beate Klarsfeld quien iniciara las acciones para ponerlo en evidencia. Ella es una mujer alemana, radicada y casada en Francia, que ha consagrado su vida a la tarea de evitar la impunidad de los nazis que después de la guerra huyeron a diferentes países o se camuflaron dentro de la propia Alemania.
Klarsfeld se enteró, en julio de 1971, que el procurador judicial Rabl de Munich estaba a punto de prescribir el legajo de Barbie, en el juicio que la Asociación de Víctimas del nazismo había logrado instaurar contra él en 1960, por sus crímenes cometidos en Francia. Beate Krasfeld advirtió de inmediato que se trataba de un caso emblemático, a través del cual se trataba de sentar jurisprudencia para proceder a perdonar a otros incriminados de menor jerarquía. Fue así que inició de inmediato una investigación y movilizó a la opinión pública de los dos países para evitar este perdón judicial. Su febril actividad le condujo no solo a encontrar mayor documentación probatoria, sino también a establecer el paradero de Barbie y revelar el nombre tras el cual se ocultaba.
Munida de un voluminoso expediente probatorio llegó a Lima a fines de enero de 1972, donde Barbie estaba residiendo; pero éste, alertado a tiempo, retornó a Bolivia precipitadamente. “La cazadora de nazis alemanes prueba que Altmann es Barbie. ¿Por qué el gobierno peruano deja huir a Barbie?”, había escrito en titular de seis columnas de primera página el diario El Comercio de Lima.
Ella no se dio por vencida. Llegó inmediatamente a La Paz y el gobierno del entonces coronel Banzer no pudo evitar el gran revuelo causado por sus declaraciones, más aún porque en ese momento llegó el pedido oficial de Francia para la extradición de Barbie. Klarsfeld fue presionada para abandonar el país, e incluso el entonces ministro del Interior, Mario Adett Zamora, llegó a decir que sería expulsada.
“Yo estaba al corriente de las características del régimen de Bánzer, y denunciando en La Paz el fascismo pasado ayudaba a los bolivianos a hacer comparaciones entre lo que pasaba con Banzer y lo que había pasado con Hitler”, escribió Beate Klarsfeld.
Por esos días, Barbie fue detenido bajo una primera acusación de estafa en Transmarítima y liberado a los pocos días. En todo caso, tuvo que admitir quién era en realidad el que se ocultaba tras la fachada del hombre de negocios Klaus Altmann.
“Actué durante la guerra como todo oficial de un ejército en guerra, como actuaron los oficiales bolivianos que combatieron a los guerrilleros bolivianos del Che Guevara”, declaró a un periódico español que logró entrevistarlo. Y en esto no se equivocaba demasiado, pues, como es sabido, en esa campaña se asesinó sin ningún escrúpulo a los prisioneros, incluido al propio Che.
El presidente francés Georges Pompidou envió una carta a Banzer instándolo enérgicamente a entregar a Barbie. “El tiempo borra muchas cosas, pero no todas. Aún los franceses no pueden aceptar, sin que la idea de la justicia sea debilitada, que los crímenes y los sacrificios sean entremezclados y olvidados en la indiferencia, le dijo. Lo que Banzer hizo fue enviar el caso a la Corte Suprema de Justicia que él mismo había designado por decreto.
Klarsfeld volvió a la carga. Retornó a La Paz en la segunda quincena de febrero e 1972, acompañada por la señora Halaunbrenner, esposa y madre de varias víctimas de los métodos de Barbie. Ante la insensibilidad y las presiones de las autoridades, ambas se encadenaron a un banco de la avenida 16 de Julio con una pancarta que decía: “En nombre de millones de víctimas del nazismo, que se permita la extradición de Barbie-Altmann”.
Nada de esto conmovió a Banzer. Barbie fue detenido nuevamente, pero la decisión de la Corte Suprema le fue favorable y siguió viviendo en Bolivia hasta la llegada del gobierno democrático el 10 de octubre de 1982.
Poco tiempo después de asumir como presidente, Siles Zuazo decidió expulsar a Barbie a territorio francés (específicamente a Cayena, en la Guayana Francesa) mediante una simple decisión administrativa, por haber falsificado documentos para tramitar su naturalización. Es obvio que para la toma de esta determinación mediaron gestiones intensas de la representación francesa en La Paz.
La decisión fue muy debatida y criticada en Bolivia desde el punto de vista legal, pero comprendida como una medida política tendiente a reafirmar la recién conquistada democracia y a mejorar las relaciones con Europa en general.

La noticia, la entrevista y el libro

La expulsión del criminal nazi Klaus Barbie (alias Altmann) en febrero de 1983 fue uno de los hechos más sobresalientes ocurridos en Bolivia por aquella época. Concitó enorme interés en los medios periodísticos internacionales.
El acontecimiento se inscribe en el marco de las secuelas de la Segunda Guerra Mundial que periódicamente atraen la atención pública. De ese tipo eran las noticias sobre las supuestas muertes de Josef Mengele, el solitario encarcelamiento de Rudolf Hess en la cárcel de Spandau hasta su muerte, los esporádicos juicios a ex- nazis o los detalles -a veces reales y otras inventados- acerca de las últimas horas de Hitler en su “bunker” subterráneo de Berlín. Los públicos de casi todos los países son proclives a conmoverse por este tipo de situaciones que evocan los horrores de la guerra y las crueldades del régimen nazi.
El gobierno boliviano apresó a Altmann por un delito común, una estafa a la empresa minera estatal por cargas no transportadas cuando éste era gerente de la compañía naviera Transmarítima. Pero, acrecentando la expectativa periodística, dio a entender que la intención era expulsarlo del país.
Los entonces ministros de Informaciones (Mario Rueda Peña) y del Interior (Mario Roncal Antezana), unas horas antes de concretarse la decisión de expulsar a Barbie convocaron sorpresivamente a la Dirección de Noticias del Canal 7 Televisión Boliviana (TVB), entonces a mi cargo, para que efectuara un reportaje a lo largo del traslado.
Alegaron razones de seguridad para otorgar a TVB el privilegio de la exclusividad. Además, dijeron que periodistas independientes habían declinado la invitación que se les formuló para formar parte de la comitiva. Como se comprenderá, emprendí la tarea con una mezcla de temor e incomodidad, me sentía usufructuando un odioso privilegio que además no había buscado. Y, por otra parte, sentía que el trabajo empezaba de manera improvisada pues no tuve nada de tiempo para prepararlo.
Lo menos que puede decirse, es que las autoridades actuaron con falta de ecuanimidad y exageraron los aspectos de seguridad. Más parece que se hubieran guiado por el temor a que su decisión de expulsar a Barbie, precisamente en dirección a Francia, fuera objeto de fuertes críticas.
A Klaus Barbie no le informaron oficialmente de su expulsión, le dijeron vagamente que estaba siendo enviado a Alemania, país que por aquellos días había iniciado una nueva gestión de extradición ante la Corte Suprema de Justicia. Esto le hará decir a él que en realidad estaba siendo secuestrado y no expulsado.
Esta determinación ha sido y seguirá siendo objeto de muchas discusiones de orden político y jurídico, pero ya es parte del historial democrático post 1982.
No obstante las precarias condiciones del avión carguero boliviano, hasta Cayena, así como el escaso tiempo otorgado por los guardias franceses, en el trayecto hasta Lyon, se pudo realizar en total una entrevista grabada en vídeo de casi 80 minutos, cuya transcripción completa se dio a conocer por primera vez en el libro que escribí sobre el tema (“Barbie-Altmann: de la Gestapo a la CIA” . Ed. Roalva, La Paz, 1986).
La entrevista alcanza el cometido de registrar las impresiones del personaje, en circunstancias en que retorna a Europa a enfrentarse con el pasado que él pretendió olvidar y hacer olvidar, en sus 32 años de permanencia en Bolivia. Logra hacerle opinar sobre ese pasado no obstante sus reiteradas negativas iniciales. Es un “reportaje a la entrada del presidio” dijo el suplemento “Pueblo y Cultura” del diario “Opinión” de Cochabamba. El semanario “Journal du Dimanche” de París, a tiempo de anunciar la difusión de la entrevista por el canal TF- 1, sostuvo que “la joven democracia boliviana quería confirmar por la imagen y el sonido, lo bien fundado de su decisión de expulsar a Klaus Barbie”.
La parte débil de la entrevista es el no haber explotado suficientemente la predisposición de Barbie, a hablar de su etapa boliviana y el no haber indagado con mayor agudeza sobre sus vinculaciones con el servicio secreto norteamericano. Pero hay que decir, en descargo, que los detalles sobre ambos aspectos eran casi completamente desconocidos en 1983.
Es un diálogo tenso, por momentos cortante. Barbie habla sin limitaciones de todo aquello que le conviene, en tanto que resulta difícil arrancarle expresiones que el cree que pueden perjudicarlo. El contraste psicológico entre la primera parte, realizada en el avión boliviano, y la segunda, en el avión francés, cuando él ya sabe el destino de su viaje, es otro aspecto remarcable.
El trabajo periodístico se completó en Francia con descripciones de los lugares de prisión y sedes de la GESTAPO, así como con entrevistas a diversas personalidades ligadas a la experiencia del nazismo y de la ocupación, sondeo a gentes de la calle, imágenes de los titulares de prensa y una especie de mesa redonda con los residentes bolivianos en París. Estos materiales permitieron elaborar un extenso reportaje difundido el 20 de febrero de 1983, con un margen de audiencia seguramente muy alto, no sólo por el virtual monopolio que en ese entonces poseía el canal estatal, sino también por el marcado interés que el tema generó en Bolivia.
En la segunda edición de “Barbie Altman, de la Gestapo a la CIA”, se incluye un apéndice con documentos sobre los asesinatos de Luis Espinal y Marcelo Quiroga Santa Cruz y sobre las masacres de Caracoles y de la calle Harrington. Se quería mostrar las huellas de la influencia nazi en los métodos de represión ejecutados por oficiales bolivianos educados en la doctrina de la “seguridad nacional”.
El libro no oculta lo que es su núcleo y a la vez su mensaje: las concepciones norteamericanas de la “seguridad nacional”, conjugadas con resabios nazis y encarnadas en militares corruptos ávidos de poder, son factores capaces de engendrar regímenes como los de García Meza y Arce Gómez. En el golpe de estado del 17 de julio de 1980 se confunden y entremezclan varios de estos elementos, y la inconfundible influencia personal ejercida por individuos como Klaus Barbie.
Este libro, arrimado por la Corte Suprema de Justicia al expediente del juicio de responsabilidades contra García Meza y su grupo, está inspirado en la necesidad de denunciar esta asociación nefasta y, a su vez, reforzar la lucha y las conquistas democráticas del pueblo boliviano.

Bibliografía
-KLARSFELD, Beate. La caza de Barbie Altmann. Buenos Aires, 1973
-MURPHY, Brendan. El carnicero de Lyon, la vida de Klaus Barbie. Buenos Aires, 1984.
-DE HOYOS, Ladislas. Barbie: La historia oculta. Buenos Aires, 1985.
-SORIA GALVARRO, Carlos. Barbie-Altmann: de la Gestapo a la CIA. La Paz, 1986
-SÁNCHEZ, Gustavo y REIMAN, Elizabeth. Barbie en Bolivia: criminal hasta el final. La Paz, 1987.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s