Aquí y Ahora, La Razón. El libro y la lectura

http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/libro-lectura_0_2259374143.html

‘No hay peor ciego que el que no quiere… leer’, sería un bonito lema para una campaña en esta materia

La Razón / Carlos Soria Galvarro

00:00 / 26 de abril de 2015

El maestro en la escuela Agustín Aspiazu de La Paz nos pidió que no gastáramos nuestros recreos porque al final íbamos a tener una sorpresa. A la salida, en medio del bullicio atronador y el torbellino de mandiles blancos, distinguimos a un señor de lentes, traje raido y barba oscura con un inmenso bolso de cuero colgado al cuello, ofrecía por unos centavos pequeños libros infantiles con ilustraciones de animales y rondas de chiquillos. Si algo lamenté en la infancia fue el intempestivo retorno de mi familia a Cochabamba a mitad de aquel año, porque así perdí para siempre a un extraordinario profesor de escuela, Ranulfo Fernández, y a su amigo escritor y vendedor de libros, Óscar Alfaro, quien dejó sembrada en mí la semilla de la lectura.

He recordado con emoción esta anécdota infantil, pues la Ley del Libro y la Lectura, aprobada por estas fechas hace dos años (Ley 366), lleva precisamente el nombre de Óscar Alfaro, en justo reconocimiento al poeta y escritor tarijeño. En el artículo primero esta ley dice que su objeto es “promover el ejercicio del derecho a la lectura y escritura en condiciones de libertad, equidad social y respeto a la diversidad de expresiones culturales (…)”. Como propuesta no está mal, pero todavía es muy pronto para evaluar los efectos y resultados de este instrumento legal que, entre otros rasgos positivos, alivia las cargas impositivas a la producción y difusión de libros.

Recordemos, entretanto, que los objetivos que plantea en su gran mayoría son todavía desafíos a cumplir: generar políticas, planes y acciones dirigidas a la formación de lectores y escritores. Promover el hábito de lectura y escritura en la población, a través de la implementación y fortalecimiento de bibliotecas y otros espacios públicos y privados, para la lectura y difusión del libro. Fomentar la edición y producción de libros en idiomas oficiales del Estado Plurinacional y su traducción. Promover y apoyar la edición de material bibliográfico en formatos apropiados, para la consulta por personas con capacidades diferentes. Promover la producción bibliográfica y la industria editorial estatal y privada. Promover la participación ciudadana a través de actividades de fomento a la lectura, escritura y el libre acceso a bibliotecas y otros espacios interactivos. Fomentar el uso de nuevas herramientas tecnológicas de la información y la comunicación. Impulsar el desarrollo de escritura y lectura en idiomas oficiales reconocidos por la Constitución Política del Estado. Implementar el Sistema Plurinacional de Archivos y Bibliotecas. Crear el Fondo Editorial del Libro y el Comité Plurinacional del Libro y la Lectura.

En el Día Internacional del Libro, propuesto por la Unesco desde 1995 y que cada vez más se está convirtiendo en una fecha de conmemoración universal, las noticias bolivianas en este campo son pocas, pero halagadoras: está en marcha el plan de publicación de los 200 libros para el bicentenario; se han entregado los premios 2014 de los concursos de novela, literatura infantil y producción literaria en lenguas originarias; y Bolivia está presente en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires con un stand propio y una oferta de 500 títulos.

“No hay peor ciego que el que no quiere…leer”, sería un bonito lema para una campaña en esta materia, ¿no les parece?

Anuncios

Galeano llegó a la mente y al corazón de dos generaciones

http://www.la-razon.com/suplementos/animal_politico/Galeano-llego-mente-corazon-generaciones_0_2255174522.html


¿Puede alguien en su sano juicio negar el rol de América Latina en la ‘acumulación originaria’ que permitió el afianzamiento del sistema capitalista mundial? ¿Cuál de los relatos de Galeano en Las venas… sobre el destino de nuestros recursos naturales ha sido desmentido? Me atrevo a decir que ninguno.

Sigue leyendo

Aquí y ahora – La Razón : ¿Quién amenaza a quién?

 12 de abril de 2015

Tendrían que ser demasiado chambones los diplomáticos estadounidenses, y muy desprevenido el presidente Obama, para haber generado por error la frase de que Venezuela es una “inusual y extraordinaria amenaza” para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Con vistas a la VII Cumbre de las Américas reunida estos días en Panamá, muy al estilo de muchos de nuestros políticos, tuvieron que sostener que no dijeron lo que dijeron. Primero Ben Rhodes, asesor adjunto de la Casa Blanca en temas de seguridad, dijo que: “Estados Unidos no cree que Venezuela represente una amenaza a nuestra seguridad nacional”. Según este alto funcionario, el término “amenaza” es parte de un lenguaje o formato establecido para formular “órdenes ejecutivas” como la firmada por Obama con relación a Venezuela, y que de ninguna manera pretendían atacar al Gobierno de ese país, como si Estados Unidos no hiciera eso de forma sistemática desde bastante tiempo atrás.

Luego Ricardo Zúñiga, principal asesor de Obama para América Latina, enfatizó que la orden presidencial no se refería a “Venezuela como país”, sino a la “situación” por la que atraviesa, como si ambos aspectos no fueran una y la misma cosa. “No negamos que el lenguaje del texto creó cierta confusión en nuestros socios de la región”, añadió Zúñiga. Continuando el operativo de dorar la píldora y hacer el “sana-sana”, el propio Obama, en su parada en Jamaica rumbo a Panamá, dijo que Venezuela no es una amenaza para Estados Unidos, pero que Estados Unidos tampoco es una amenaza para Venezuela.

No obstante todo lo que se diga y de la abundante retórica efectista desparramada en la Cumbre, no se puede negar la cruda realidad. Hay una sostenida política de injerencia imperial de Estados Unidos en los asuntos internos de un país soberano. Eso significa que, en la práctica, sigue considerando a Latinoamérica como su “patio trasero”. Además, queda en evidencia la doble moral para calificar las presuntas violaciones a los derechos humanos. Cabe preguntar: ¿qué “órdenes ejecutivas” ha emitido Obama sobre regímenes como el de Arabia Saudita y Egipto, por ejemplo, donde se practican asesinatos, torturas y la libertad de expresión está suprimida?

Tampoco se puede olvidar que fueron los gobiernos norteamericanos los que propiciaron el derrocamiento de presidentes democráticos como Allende en Chile (1973), y no solamente alentaron sino que entrenaron y sostuvieron a las peores dictaduras militares en nuestros países. A pesar de las irrefutables evidencias históricas, nunca asumieron oficialmente responsabilidades sobre esa política y menos pidieron las disculpas correspondientes.

Lo nuevo e interesante esta vez es la respuesta de América Latina, unánime en el rechazo, aunque, como es natural, con matices propios en varios países. Esa nueva realidad es la que, en última instancia, está obligando a retroceder en el bloqueo y el aislamiento de Cuba. Sin este paso previo, los aislados en la cumbre de Panamá hubieran sido Obama y Estados Unidos. La acción conjunta y movilizada de nuestros pueblos y gobiernos debiera también obligarles a suspender su política intervencionista y a secundar de veras el proceso de diálogo que impulsa Unasur, en el caso del conflicto interno de Venezuela.

Sigue leyendo

Luis Espinal: víctima de un terrorismo de mentalidad nazi-fascista

espinal

¿Qué tuvo que ver el criminal de guerra nazi Klaus Barbie en el brutal asesinato de Luis Espinal?

A falta de evidencias que muy bien podría proporcionar Luis Arce Gómez desde Chonchocoro, van a continuación lo que podrían considerarse indicios muy reveladores.

Sigue leyendo