El “desembarco” chino en América Latina

tchina AL

Hace casi dos décadas China inició lo que algunos llaman su ‘desembarco’ en América Latina.

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Soria Galvarro

03:32 / 24 de abril de 2016

El vertiginoso ascenso que ha convertido a China en una potencia mundial sucedió en las últimas décadas, frente a nuestros ojos. Quienes hemos seguido más o menos de cerca los dramáticos cambios ocurridos no terminamos de salir del asombro.

Con el triunfo de la Revolución China en 1949 se cerró un largo periodo en el cual este país superpoblado y de una cultura milenaria fue ocupado, saqueado y despedazado por las potencias coloniales occidentales, especialmente a lo largo del siglo XIX. Luego de sangrientas guerras civiles y nuevas ocupaciones como la del Japón en el siglo XX, empieza su historia moderna como parte de lo que entonces se llamó el “campo socialista” integrado por la Unión Soviética y las “democracias populares” del este de Europa. Más de 20 años la República Popular China vivió cercada y combatida, aislada diplomáticamente y con su representación en la ONU usurpada por Taiwán.

Sigue leyendo

“Tambor” Vargas: un héroe olvidado y degradado

IMG_20160330_145827_811Diario Tambor

De Comandante a Sargento Mayor

“Tambor” Vargas: un héroe olvidado y degradado

Aquí y Ahora/ La Razón 10 abril 2016

Toda sociedad construye sus creencias profundas por lo general a partir de hechos o personajes reales. Por eso tenemos un Tupac Katari que proclamó que volvería y sería millones, o un Murillo que dejó una tea encendida que nadie podría apagar, o unas heroínas de la Coronilla que regaron con su sangre el camino de la independencia y nos legaron un magnífico pretexto para homenajear a las madres, o un Abaroa que les mentó la abuela a quienes le intimaron rendición. Es natural que en el proceso de formación de estas creencias intervenga la imaginación en dosis difíciles de precisar. A veces inconsciente y otras deliberadamente se exageran cualidades y virtudes de los héroes hasta convertirlos en seres mitológicos, alejados del dato histórico verificable. Pero esos hombres y mujeres fueron de carne y hueso, existieron en la vida real.
Sigue leyendo