Anécdotas

Deseo aportar con algunos temas hasta cierto punto anecdóticos que Iván Bustillos no alcanzó a tocar .

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Soria

09:01 / 28 de agosto de 2016

Escribo estas líneas consternado por la escalada de violencia del conflicto con los cooperativistas mineros, bajas entre los bloqueadores producidas por armas letales y el secuestro y asesinato del viceministro Rodolfo Illanes. No me atrevo a pronosticar lo que vaya a ocurrir hasta el domingo, fecha en que aparecerá esta columna, pero abrigo la esperanza de que se imponga la razón, que no se deje impunes los crímenes cometidos y, por difícil que sea, se encuentre una solución a las demandas planteadas, preservando el interés general. Ello implica que de un lado se abandone la prepotencia y los intereses mezquinos, y del otro, se muestre habilidad negociadora en vez de soberbia inflexible. Para eso debieran servir las experiencias del pasado, tema que originalmente había decidido abordar esta quincena, a raíz de que mis colegas del Animal Político tuvieron a bien entrevistarme sobre la luctuosa jornada del 21 de agosto de 1971.

Sigue leyendo

Anuncios

Pokemon, ¿un intruso no previsto?

En los años 2003 y 2005 dos megaeventos de la ONU sobre las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), uno en Ginebra y otro en Tunez, sentaron las bases de un debate planetario que continua y no tiene visos de acabar. Ambos fueron precedidos por encuentros de autoridades locales en Lyon y en Bilbao. En esa época recopilé información al respecto  en sendos dossiers que tuvieron muy poca difusión. Ahora están aquí disponibles para quienes se inquietan por estos temas. La duda es si tal torrente de palabras sirvió de algo  frente a lo que viene ocurriendo más de una década después.

Dossier 1 (2003) Lyon-Ginebra

Dossier 2 (2005) Bilbao-Tunez

Conflicto minero

Este sector ha de-sarrollado intereses corporativos exclusivistas que defiende a capa y espada

La Razón (Edición Impresa) // 14 de agosto de 2016

Independientemente de cuál sea el desenlace final del actual conflicto provocado por los cooperativistas mineros, hay suficientes elementos ineludibles para el análisis. Los cooperativistas mineros —“empresarios informales” como alguien los ha llamado— fueron en sus inicios una pesada herencia de las políticas neoliberales que se empeñaron en arrinconar y destruir el sector estatal de la minería, entregando la explotación de yacimientos mineralizados a grupos organizados de trabajadores, como una forma de soslayar responsabilidades, tanto en el orden social como en las inversiones y en las tareas de prospección y exploración.

Sigue leyendo