Juandela, su trayectoria

img112

Este 24 de noviembre Juan de la Cruz Vilca Choque hubiera cumplido 71 años.

El escribió sus datos biográficos:en la contratapa de un folleto sobre la caminata campesina de agosto y septiembre de 1994  titulado “La marcha nacional campesino-cocalera en el relato de Juandela”. (Oruro, septiembre de 1995, 66 páginas.). Esto es lo que apuntó:

-24 de Noviembre de 1945 nací en la comunidad de Chachacumani ayllu Tayaquira canton Huayllatiri provincia Pantaleon Dalence del departamento de Oruro.

-Padres: Leandro Villca Huanca y Maria Choque Martinez.

-1966 Servicio Militar de 4 de enero al 20 de diciembre de 1966, cuartel 12 de Infanteria Santa Cruz.

-1967 Secretario de Actas de la Directiva Chachacumani

-1970 – 1971 Secretario General del Sindicato Agrario de la colonia San Luis en Alto Beni area tres La  Paz.

-1973-1974 Secretario de Actas del Sindicato Agrario de la comunidad de Chachacumani

-1975-1976 Vocal del Consejo de Vigilancia de la Cooperativa Nueva Karazapato

1976 VI Secretario de Cooperativas de la Central Agraria campesin Pantaleon Dalence

26 de IV de 1978 Primer Secretario General de la Central Sindical Ünica de Trabajadores Campesinos de la Provincia Pantaleon Dalence eligido en el Primer Congreso de Viluyo

-1º de diciembre de 1979 1er. Secretario Ejecutivo de FSUTCO. Ratificado el 29 de noviembre de 1982 en el 2º Congreso de la FSUTCO.

-12 de agosto de 1984 elegido como Secretario de Organización de la Central Obrera Departamental de Oruro

-19 de abril de 1987 elegido en el 6to. Congreso de la Central Sindical Ünica e Trabajadores Campesinos de la provincia Pantaleon Dalence como Secretario General, -11 al 17 de julio de 1988 elegido Secretario Ejecutivo de CSUTCB Congresos Extraordinarios de Potosí.

-11 al 17 de septiembre de 1989 elegido Secretario Geneneral de la CSUTCB en 4º Congreso de Tarija

-1 al 10 de mayo de 1992 elegido Secretario General de la COB, presidente del Comité de 500 años por la Asamblea de las Naciones Originarias 1991-1992

-Dirección Nacional del Frente Campesino MIR

-Actual Dirección Nacional del Eje Pachakuti.

img111

La incoherencia manda

20161119_185609

LA INCOHERENCIA MANDA/

Aquí y Ahora. La Razón 20 de noviembre de 2016/

Rafael Puente ha dicho hace poco que falta realismo político a la conducción del partido de gobierno en lo relativo a la repostulación. Una crítica sensata de un antiguo militante de proceso de cambio, planteada en términos constructivos y fraternales. Puente no puede ser tildado de irreflexivo y menos de estar al servicio de la derecha o del imperio; pero se queda corto.

Muchos se preguntan, entre ellos quien escribe esta columna, si hay realmente un nivel de conducción en el partido de gobierno. ¿Existe un núcleo de dirección que analiza las complejas y cambiantes coyunturas, que debate y señala rumbos para el accionar político cotidiano? Por las incoherencias que vemos a diario es fácil llegar a la conclusión de que dicha conducción no funciona, o más directamente, no existe. Pareciera que el proceso se mueve al compás de impulsos intuitivos de sus líderes, particularmente del presidente Morales, los mismos que no siempre son acertados y oportunos. Decir una cosa y en la práctica hacer algo diferente es incoherencia, con todas sus letras.

Volviendo al tema de la repostulación, por ejemplo en balance colectivo tras el referéndum del 21 de febrero, llegan a la conclusión de que el tema debe ser abordado el 2018 y no antes. Esta decisión no se ha cumplido, pues a ojos vistas se viene haciendo todo lo contrario.

Se reducen los ingresos del país por la baja de los precios de nuestros productos exportables, pero las señales de austeridad brillan por su ausencia. Al contrario, aparecen síntomas de una “burocracia insensible y satisfecha” (como decía Lechín, refiriéndose a los movimientistas en el poder).

Se habla de autonomías y de hacer funcionar las atribuciones y competencias de los diferentes niveles del Estado, pero se ponen todas las trabas posibles a las autoridades electas que no son del bando oficial y se impone la tendencia a centralizar recursos. Se busca con ello continuar con la entrega desenfrenada de obras y obritas, no siempre adecuadamente priorizadas y con mayores riesgos de manejo irregular, aspecto que a su vez contradice el lema oficial de cero tolerancia a la corrupción.

Existen muchos desafíos y grandes proyectos de transformación, pero en vez de responder a los opositores con información precisa y con sólidos argumentos, el Gobierno se muestra empeñado en buscar triquiñuelas judiciales para inhabilitarlos. ¿Qué estrategia puede ser esa que brinda a los líderes opositores gran cartelera mediática y posibilidades de aparecer como víctimas?

Sin desmerecer todo lo bueno que se haya podido hacer en el tema sensible y vital del agua, ¿cómo no advertir que el asunto, especialmente en las ciudades, requería ser altamente priorizado y mejor atendido desde hace bastante tiempo?

Los responsables del proceso, si los hay, parece que no se ubican en la realidad; han perdido la capacidad de reconocer las fallas en que incurren con tanta frecuencia. Con solo recuperar la sencilla fórmula de austeridad, eficiencia y transparencia, darían un gran avance. Deberían recordar que el pueblo no solamente reclama coherencia, sino que sabe tomar muy en cuenta cuando ella está ausente.

Arbitrariedad y llunqerío en nominaciones

img088

Diario histórico de los sucesos ocurridos en las Provincias de Sicasica y Ayopaya , durante la Guerra e la Indepenencia Americana, desde el año 1814 hasta el año 1825.

Escrito por un comandante del Partido de Mohosa Cno .José Santos Vargas.

Año de 1852

La tapa del famoso diario del “Tambor” Vargas (nacido en Oruro, el 28 de octubre de 1796)

————————————-o————————————

Aquí y Ahora en La Razón, edición impresa, 6 de noviembre 2016

Nadie ha podido explicarme por qué una arteria principal de la ciudad de El Alto lleva el nombre del hijo de un ex prefecto del Departamento de La Paz (Franco Valle). Algo parecido, había una calle en Santa Cruz que tenía el nombre del hijo de un ex presidente (Boris Banzer). ¿Quién o quiénes decidieron esas nominaciones y por qué razones? ¿Hicieron en sus vidas algo meritorio esos muchachos para que sus nombres sean recordados con la designación de espacios públicos? Me temo que no. Sospecho más bien que son designaciones arbitrarias y abusivas tomadas al calor de situaciones circunstanciales de poder. Lo peor es que después, como nadie pregunta, por costumbre ellas quedan aceptadas y adoptadas de modo permanente. Así construimos, frecuentemente, un imaginario común plagado de falsos héroes y carente de valores perdurables.

Y a la inversa,  cuántas personalidades descollantes, de antes y de ahora, hombres y mujeres de gran mérito, vidas ejemplares que merecen ser recordadas, permanecen en el anonimato o se les mezquina el reconocimiento que merecen. Ejemplos sobran, pero basta mencionar uno: Apenas un establecimiento educativo en La Paz lleva el nombre de  José Santos “Tambor” Vargas, comandante guerrillero de la independencia que dejó un increíble diario escrito de una década de luchas; y vale la pena revelar que esto es así gracias a la intervención de quienes trabajábamos en el semanario Aquí a fines de los años 80, nosotros convencimos a su directora, la hermana  Amparo Carvajal,  para que rechazara el nombre de la esposa del canciller de entonces “porque había obsequiado un estandarte”, como algunos profesores y padres de familia querían bautizar al colegio. Hace poco se designó con el nombre del “Tambor” a la escuela militar de música en Oruro, no sin antes degradarlo de “comandante” a “sargento mayor”. Y para colmo, no se ha construido en esa ciudad el monumento cuya piedra fundamental colocó el presidente Morales hace ya cuatro años.

Entretanto, con alarmante frecuencia, están apareciendo designaciones con los nombres de autoridades en ejercicio, principalmente del primer mandatario, pero también del vicepresidente y de otros funcionarios. Un llunkerío repugnante que puede derivar en un pernicioso “culto a la personalidad”, sobre el cual hablaremos en otra ocasión.

Por lo dicho hasta aquí se constatan dos cosas: No existe o no se cumple normativa alguna en relación a la nominación de establecimientos públicos, territorios, sitios, calles y plazas o eventos; reina una total arbitrariedad en este campo. Cualquier poderoso de turno puede darse el lujo de designar o permitir que se hagan esas designaciones con su propio nombre o el de alguno de sus parientes. Peor aún, en muchas comunidades existe la peligrosa inclinación a colocar nombres de autoridades en señal de agradecimiento por determinadas obras, como si éstas fueran un regalo de alguien y no el cumplimiento de obligaciones de los servidores públicos que manejan los recursos, es decir la plata de todos.

Aunque sería mejor que por decoro las personas involucradas rechacen estos interesados halagos a su vanidad,  resultaa necesaria una ley específica al respecto. En muchos países, Cuba entre ellos, existen normas legales explícitas para evitar estas situaciones. Y, hasta donde sabemos, el principio básico elemental que rige dicha normativa es que ninguna designación de este tipo puede recaer sobre personas aún con vida. Esta saludable disposición deja a la historia y a las generaciones futuras la valoración del aporte de cada quien. Un buen ejemplo a seguir, no les parece?