Un museo de arte a gran atura

apcDesde comienzos de la década de los años 70 quienes vivíamos en Ciudad Satélite, en El Alto, conocíamos una inmensa mole de cemento que llamábamos con sorna “monumento a CONAVI”. Era un enorme tanque de agua, sujeto en pilares de concreto a una altura de casi cuatro pisos. Fue levantado por el Consejo Nacional de Vivienda y jamás, ni un solo día, sirvió para lo que supuestamente había sido construido, a un costo seguramente millonario y con las “coimisiones” que son de suponer.

Tres décadas después tenemos allí funcionando el Museo de Arte “Antonio Paredes Candia”.

Sigue leyendo

Un encuentro con J.J.

????????????????????????????

  /Página 7, domingo 5 junio 2016/

 Carlos Soria Galvarro
En una asamblea estudiantil eligieron a Jorge Lazarte, a Víctor Sosa y a mí para formar parte de una delegación universitaria que dialogaría con Juan José Torres, el comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas sacrificado días antes por el presidente Alfredo Ovando debido a las presiones de la derecha militar.
Conjuntamente  Óscar Prudencio, Rolando Costa y algunos más por la parte docente  fuimos a la cita la tarde del 5 de octubre de 1970, día del golpe encabezado por Rogelio Miranda contra Ovando.

Sigue leyendo

Tres artículos sobre el asesinato de Luis Espinal

Imagen1

. 1. EL CONTEXTO DE UN CRIMEN ALEVOSO

Vivíamos las tensas visicitudes del proceso de recuperación de la democracia. Fracasado el sangriento golpe de Todos Santos, encabezado por Natush y las fracciones emenerristas, en vez de la restitución del gobierno provisorio legítimo de Guevara Arze, el Congreso se dejó chantajear por los militares golpistas y puso en la presidencia a

la entonces titular de la Cámara de Diputados.

El gobierno de Lidia Gueiler nació el con ese ominoso pecado original el 16 de noviembre 1979. Y el hecho tuvo consecuencias trágicas, una de ellas el alevoso asesinato de Luis Espinal.

¿Cómo es posible que en un régimen democrático, presidido además por una mujer, se haya cometido tan horrendo crimen?

Lo que pasa es que el aparato represivo construido por las dictaduras no había sido desmontado. Enquistado en la institución castrense actuaba como un poder paralelo, tomaba sus propias determinaciones y cometía toda suerte de desmanes, ante la impotente mirada del gobierno que no tenía ni la fuerza ni la voluntad de ponerle freno.

Educados para la represión

Desde el golpe de estado de Barrientos (noviembre de 1964) se había venido estructurando ese  aparato estatal de represión política que usaba a su arbitrio métodos de tortura, asesinatos, desapariciones, masacres, atentados y provocaciones. Estaba asentado fundamentalmente en los organismos de inteligencia del Ejército (sección II) aunque no dudaba en utilizar también elementos civiles organizados en grupos paramilitares. La inspiración y el entrenamiento provenía de la doctrina de “seguridad nacional” de los Estados Unidos y  de la influencia nazi-fascista inoculada por diversos medios en las instancias castrenses.

Forjados y educados para reprimir al “enemigo interno” no podían tolerar que el pueblo boliviano goce de las libertades que había conquistado, arrinconando a la sanguinaria dictadura de los siete años de Banzer.
Sigue leyendo

¡Larga vida a los libros!

 12646850_10206182761631533_116391386485973422_o

Una brigada de guerreros de la lectura da ejemplo en México de cómo incentivar a la gente para que disfrute de leer.

La Razón/ Suplemento Tendencias (Edición Impresa) / Carlos Soria Galvarro

14:06 / 15 de febrero de 2016

Un pueblo que lee es un pueblo constructor de pensamiento crítico, un promotor de utopías. Un pueblo que conoce su historia y se apropia de ella se sentirá orgulloso de sus raíces. La lectura socializa, comparte experiencias e informaciones”. Así es como define su ideario la Brigada para Leer en Libertad, una asociación civil mexicana constituida por un grupo de activistas inspirados e impulsados por Paco Ignacio Taibo II, escritor, periodista y activista mexicano de origen español que desarrolla varios proyectos a ambos lados del Atlántico. La idea central de la Brigada es sacar los libros a la calle, hacerlos accesibles a la gente común, no solo abaratando los precios o regalándolos sino también promoviendo debates, conferencias, presentaciones y una interminable lista de actividades entretenidas que van desde juegos y divertimientos infantiles hasta concursos, conciertos musicales y subastas de libros.

Estuvimos en una de las 20 ferias que realiza anualmente la Brigada, la cuarta en Texcoco, población de unos 200.000 habitantes cercana al enjambre del Distrito Federal (DF), que precisamente estos días dejó atrás su conocido nombre para transformarse oficialmente en Ciudad de México (CDMX). Texcoco es un municipio que ha conservado su identidad local, heredada de los señoríos chichimecas que tuvieron como su máximo exponente al rey-poeta Nezahualcoyotl. También en el siglo XVI el conquistador español Hernán Cortés hizo de Texcoco su base de operaciones para dominar todo el valle mexicano y —conjuntamente en Tenochtitlán, Xochimilco y Tacuba— erigir las bases de la Nueva España. Dos eventos históricos que han dejado una impronta que persiste en la ciudad actual. Sigue leyendo

Libros que tardaron siglos en nacer

Los libros, una vez que rompen el cordón umbilical que los une a las imprentas, deben valerse por sí mismos, caminar solos por el mundo, dijo en cierta ocasión Pablo Neruda.

¿Qué pasa, sin embargo, con los libros concebidos, engendrados (escritos a mano), que no alcanzan a llegar a una imprenta  y tardaron a veces siglos para ser paridos?

Sigue leyendo

La dictadura de Banzer al desnudo

ivan

Iván, del Semanario Aquí, pintó así el juicio que Marcelo emprendió contra Banzer y su dictadura

El movimiento golpista que llevó a Hugo Banzer al poder se inició en Santa Cruz el 19 de agosto de 1971 y culminó en La Paz el día 21.

Sigue leyendo

El 2 de agosto nació en Warisata, no en Ucureña

img076

Todavía hay muchas personas en el país que erróneamente suponen que el 2 de agosto tiene que ver sólo con la Reforma Agraria y con un día declarado difusamente como “del indio” o “del campesino”. No todos saben que, en realidad, la fecha tiene su origen en la fundación de la escuela de Warisata, una auténtica y creadora revolución educativa que arrancó precisamente el 2 de agosto de 1931, bajo la conducción de Elizardo Pérez y Avelino Siñani. Sigue leyendo