Sin democracia y pluralismo no hay revolución

Aquí y Ahora, La Razón, 21 de mayo de 2017

En materia de publicaciones ocupan un sitio especial las predicciones sobre el futuro. Analistas e investigadores de diversas ramas intentan aproximarse a lo que puede ocurrir en adelante. Algunos desatan sin límites la imaginación y construyen relatos fantasiosos de ciencia ficción, por lo general augurando situaciones catastróficas para la humanidad y para el planeta en que vivimos. Otros parten de realidades concretas, aplican metodologías de investigación social, hasta cierto punto científicas, y de ahí derivan sus predicciones tentativas.

Éstas, como es natural, no pueden estar al margen de apreciaciones subjetivas de quien investiga, de sus deseos y aspiraciones y de sus propias visiones ideológicas. De ahí que dichas predicciones son apenas probabilidades, a veces se cumplen y otras no. En tal sentido, Anticipaciones: una mirada al futuro de Nuestramérica de Armando Bartra (México, 2015), me parece muy útil para entender lo que ocurre en estos momentos en nuestros países y lo que puede ocurrir en los próximos tiempos (se trata de un texto de menos de 50 páginas que puede ser descargado gratuitamente del sitio http://www.brigadaparaleerenlibertad.com).

Sigue leyendo

Comisión de la Verdad y apertura de archivos

En medio de los enredos que ensombrecen el panorama de este fin de año, a pesar de las incoherencias de unos y otros, y por encima de las estridencias desatadas por el apasionamiento político, hay en ciernes un avance positivo enfilado a saldar una antigua deuda histórica de la democracia. Se trata del tratamiento de una ley que debe establecer una Comisión de la Verdad para cerrar los casos de persecuciones, asesinatos, torturas, desapariciones y otros atentados contra los derechos humanos del periodo 1964-1982. Sigue leyendo

Sufragio

El voto en democracia no lo es todo. Pero no hay democracia sin voto. Así de simple. A pocos días de que bolivianos y bolivianas concurramos nuevamente a las urnas, vale la pena reflexionar sobre el tema a la luz de algunas referencias históricas, de viejos debates y  vivencias que hicimos en más de medio siglo.

El decreto del Mariscal Sucre emitido el 9 de febrero de 1825 a su arribo a La Paz, luego de la resonante victoria de Ayacucho, dio lugar a que ejercieran el derecho a decidir la suerte del Alto Perú  apenas un puñado de “señores notables”. Entre los 47 personajes que declararon la independencia solo dos, Lanza y Ballivián, habían combatido contra el régimen colonial en las filas patriotas, los demás eran o curas o abogados realistas hasta el día anterior. No había indígenas, ni mujeres, ni pobres, ni analfabetos, ni jóvenes. Bolivia nació bajo el signo de la exclusión. Sigue leyendo