Aquí y Ahora, La Razón. El libro y la lectura

http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/libro-lectura_0_2259374143.html

‘No hay peor ciego que el que no quiere… leer’, sería un bonito lema para una campaña en esta materia

La Razón / Carlos Soria Galvarro

00:00 / 26 de abril de 2015

El maestro en la escuela Agustín Aspiazu de La Paz nos pidió que no gastáramos nuestros recreos porque al final íbamos a tener una sorpresa. A la salida, en medio del bullicio atronador y el torbellino de mandiles blancos, distinguimos a un señor de lentes, traje raido y barba oscura con un inmenso bolso de cuero colgado al cuello, ofrecía por unos centavos pequeños libros infantiles con ilustraciones de animales y rondas de chiquillos. Si algo lamenté en la infancia fue el intempestivo retorno de mi familia a Cochabamba a mitad de aquel año, porque así perdí para siempre a un extraordinario profesor de escuela, Ranulfo Fernández, y a su amigo escritor y vendedor de libros, Óscar Alfaro, quien dejó sembrada en mí la semilla de la lectura.

He recordado con emoción esta anécdota infantil, pues la Ley del Libro y la Lectura, aprobada por estas fechas hace dos años (Ley 366), lleva precisamente el nombre de Óscar Alfaro, en justo reconocimiento al poeta y escritor tarijeño. En el artículo primero esta ley dice que su objeto es “promover el ejercicio del derecho a la lectura y escritura en condiciones de libertad, equidad social y respeto a la diversidad de expresiones culturales (…)”. Como propuesta no está mal, pero todavía es muy pronto para evaluar los efectos y resultados de este instrumento legal que, entre otros rasgos positivos, alivia las cargas impositivas a la producción y difusión de libros.

Recordemos, entretanto, que los objetivos que plantea en su gran mayoría son todavía desafíos a cumplir: generar políticas, planes y acciones dirigidas a la formación de lectores y escritores. Promover el hábito de lectura y escritura en la población, a través de la implementación y fortalecimiento de bibliotecas y otros espacios públicos y privados, para la lectura y difusión del libro. Fomentar la edición y producción de libros en idiomas oficiales del Estado Plurinacional y su traducción. Promover y apoyar la edición de material bibliográfico en formatos apropiados, para la consulta por personas con capacidades diferentes. Promover la producción bibliográfica y la industria editorial estatal y privada. Promover la participación ciudadana a través de actividades de fomento a la lectura, escritura y el libre acceso a bibliotecas y otros espacios interactivos. Fomentar el uso de nuevas herramientas tecnológicas de la información y la comunicación. Impulsar el desarrollo de escritura y lectura en idiomas oficiales reconocidos por la Constitución Política del Estado. Implementar el Sistema Plurinacional de Archivos y Bibliotecas. Crear el Fondo Editorial del Libro y el Comité Plurinacional del Libro y la Lectura.

En el Día Internacional del Libro, propuesto por la Unesco desde 1995 y que cada vez más se está convirtiendo en una fecha de conmemoración universal, las noticias bolivianas en este campo son pocas, pero halagadoras: está en marcha el plan de publicación de los 200 libros para el bicentenario; se han entregado los premios 2014 de los concursos de novela, literatura infantil y producción literaria en lenguas originarias; y Bolivia está presente en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires con un stand propio y una oferta de 500 títulos.

“No hay peor ciego que el que no quiere…leer”, sería un bonito lema para una campaña en esta materia, ¿no les parece?

Anuncios