Fidel Castro

fidel-castro-1-580x458Aquí y Ahora La Razón (Edición Impresa) / 04 de diciembre de 2016/

Al firmar el libro de condolencias por su partida me enfrenté a la misión casi imposible de resumir en pocas palabras mi percepción sobre un personaje de dimensiones universales. Esto es lo que salió: “Gigante del pensamiento, la palabra y la acción; campeón de la dignidad de los pueblos de Cuba y de América Latina”.

La noticia de su muerte conmovió al mundo, en ningún país pasó desapercibida. Por el contrario, suscitó casi siempre expresiones de admiración, de respeto y congoja. Los funerales, con la participación de millones de personas de todas las edades y condiciones, difícilmente tienen parangón, tanto en la isla como en el planeta entero. Con solo mencionar estos dos elementos caen en el más grotesco ridículo las acciones de jolgorio de grupos de residentes de origen cubano en Miami, cuyas imágenes fueron difundidas hasta el cansancio y el hastío por CNN y otras cadenas televisivas. Asimismo, dejan una pésima impresión las palabras del presidente electo de  Estados Unidos, quien ha desenterrado la caduca fraseología de la Guerra Fría y ha dejado una amenazante perspectiva de anular lo que se había avanzado con Obama en materia de normalización de relaciones, y lo peor, levantar de nuevo el “gran garrote” (big stick) contra nuestros pueblos.

Sigue leyendo

Anuncios