El Che Guevara se lanzó a la batalla con un puñado de libros

Recordatorio. Son 47 años de la captura de Ernesto Guevara a manos de las FFAAManuscrito-Libros

Crítica de la Economía Política, de Marx; Ensayos sobre las teorías del capitalismo contemporáneo, de Vigotsky; Ils arrivent (Ellos llegan), de Carrell; Geometría analítica, de Philips; e Historia económica de Bolivia, de Luis Peñaloza, son los libros que tenía el Che Guevara cuando fue capturado.

Como si los aparejos necesarios para el combate que debía llevar (un arma, municiones, alimento, agua, etcétera) no fueran suficiente peso, Ernesto Che Guevara iba a cuestas con los cinco libros enumerados; sin embargo, eso no es todo, pues en su agenda de campaña figuraba una lista de 106 libros, según datos provistos por el periodista Carlos Soria Galvarro, quien dedica en su último libro Andares del Che en Bolivia (editorial CienFlores, Buenos Aires, Argentina) un capítulo sobre la faceta lectora del guerrillero, del que hoy se recuerdan 47 años de haber sido capturado. El 9 de octubre de 1967 fue ejecutado por el Ejército boliviano.

Sigue leyendo

Anuncios

Carlos Soria Galvarro: ‘Hay un uso poco honesto de la imagen del Che’

Luis Mealla, Iván Bustillos

Es el necesario referente para conocer los pasos del Che en Bolivia. Insiste en diferenciar a un “Che mítico o místico, como quieras llamarle”, el que se ha vuelto un estereotipo, distante del “Che histórico”, al que puede denominarse el “Che boliviano”.

— ¿Qué se puede decir a 46 años de la muerte del Che?

— Al margen de todas las consideraciones políticas que se puedan hacer, el legado principal del Che es el ético, la conducta coherente, rectilínea, honesta, abnegada, que renunciando a todos los privilegios del poder, se encamina a la lucha casi suicida, se diría. Sigue leyendo

No tiene sentido guardar secretos que ya no lo son

A estas alturas de la historia, casi todo se ha sabido de la guerrilla del Che Guevara y su paso por Bolivia. Muchos documentos fueron recuperados y yacen en el Archivo Militar, que, sin embargo, no se abren a los investigadores. No hay necesidad de ese celo, aunque el resguardo puede convertirse en un riesgo para la historia.

Cómo andamos en materia de documentos que sustenten la memoria histórica de los sucesos guerrilleros de Ñancahuazú en 1967 y la presencia  de Che Guevara en Bolivia? La pregunta se torna muy pertinente cuando nos aproximamos al medio siglo de que esos hechos ocurrieran. Sigue leyendo