La conciencia tranquila de Klaus Barbie cuando era expulsado a Francia hace 30 años

José Arturo Cárdenas

El boliviano Carlos Soria Galvarro es el último periodista que entrevistó a Barbie (también Altmann) antes de que fuera entregado a Francia. Fue durante 80 minutos, en el viaje en un avión militar entre La Paz-Guyana francesa y luego en otra nave de bandera gala hasta Lyon.

  “Sí, sí” respondía el alemán Klaus Barbie, exjefe de la Gestapo en Lyon, a un periodista boliviano que le preguntaba si “tenía la conciencia tranquila”, en el avión en que fue expulsado de Bolivia a Lyon, vía Guyana, el 4 de febrero de 1983, hace 30 años.

Barbie (1913-1991), conocido como el “carnicero de Lyon”, fue acusado y sentenciado en 1987 en Francia por crímenes durante la II Guerra Mundial. Le fue atribuido el asesinato del líder de la resistencia francesa Jean Moulin y la deportación a campos nazis de 44 niños judíos ocultos en la villa francesa de Izieu.

El boliviano Carlos Soria Galvarro es el último periodista que entrevistó a Barbie (también Altmann) antes de que fuera entregado a Francia. Fue durante 80 minutos, en el viaje en un avión militar entre La Paz-Guyana francesa y luego en otra nave de bandera gala hasta Lyon. Sigue leyendo