‘Noviembre Negro’ en la impunidad

En el caso de ‘Noviembre Negro’ o Masacre de Todos Santos, no pasó nada, jamás se intentó siquiera establecer responsabilidades. Esta matanza sigue en completa impunidad a pesar de tantos años de democracia.

A estas alturas, 34 años después, cuesta imaginar que la renaciente democracia boliviana haya sido tan raquítica e indefensa como para echar un manto de impunidad y olvido sobre un acontecimiento luctuoso, absurdo y brutal, como el golpe militar del 1 de noviembre de 1979.

La acción derrocó al gobernante interino Wálter Guevara Arze, designado por el Congreso ante la imposibilidad de elegir presidente a uno de los dos candidatos más votados en la elección de ese año: Hernán Siles Zuazo, de Unidad Democrática y Popular (UDP), formada por el MNRI, el MIR y el PCB; y Víctor Paz Estenssoro, sustentado por la alianza del MNR con el PDC y el FRI. El empate entre ambos derivó en el llamado “empantanamiento”, zanjado con el nombramiento transaccional de Guevara en su condición de presidente del Senado. Sigue leyendo

Recordar es prevenir

Se relatan los pormenores que van desde la caída del dictador Hugo Banzer Suárez, la seguidilla de golpes, las elecciones ganadas por la UDP hasta el golpe de García Meza el 17 de julio de 1980 (la fotografía es de segundos antes del asalto militar y muerte de Quiroga y Flores, de pie al último)

El antecedente directo para el golpe de Estado de Luiz García Meza y Luis Arce Gómez, consumado el 17 de julio de 1980, es el periodo dictatorial banzerista entre 1971 y 1978.

1. El difícil camino de la democracia: Banzer, acosado desde dentro por la resistencia popular y desde fuera por otros vientos, tuvo que llamar a elecciones en noviembre de 1977. Lo hizo contra su voluntad, pues su plan era quedarse hasta 1980 como lo había establecido mediante el decreto del “Nuevo Orden” (9 de noviembre de 1974).

Convocó a elecciones, pero no solamente apadrinó a Juan Pereda Asbún como candidato oficial, sino que se autonombró comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, se negó a dictar amnistía y preparó el fraude en gran escala. Sigue leyendo