Libros que tardaron siglos en nacer

Los libros, una vez que rompen el cordón umbilical que los une a las imprentas, deben valerse por sí mismos, caminar solos por el mundo, dijo en cierta ocasión Pablo Neruda.

¿Qué pasa, sin embargo, con los libros concebidos, engendrados (escritos a mano), que no alcanzan a llegar a una imprenta  y tardaron a veces siglos para ser paridos?

Sigue leyendo

Anuncios